04 Oct 2020

COLIBACILOSIS

COLIBACILOSIS

Colibacilosis

1.-¿Qué es y cómo se origina?

La colibacilosis se trata de una enfermedad que se encuentra producida por Escherichia Coli, una bacteria Gran (-), que se encuentra de forma natural en el sistema digestivo de nuestras aves. Se trata de una enfermedad con distribución mundial llegando a afectar casi a la totalidad de aves, por lo que es muy normal encontrar esta enfermedad en los aviarios deportivos, llegando a provocar altos índices de contagios entre los ejemplares que conforman nuestros aviarios deportivos.

2.-Factores que favorecen su aparición

Se trata de una bacteria que convive con las aves de forma habitual, es decir, hace del pájaro su huésped, sin llegar a originar no obstante ningún tipo de sintomatología. Sin embargo, aquellos estados inmunodeprimidos del ave pueden ser y son cruciales para la masiva proliferación de estas bacterias, llegando a producirse cuadros clínicos más o menos agudos en función del nivel de inmunosupresión del ave afectado.

De igual modo, la presencia de otras patologías digestivas facilitará el desarrollo de estas bacterias, así como el uso indiscriminado de antibióticos que provocan una disminución considerable de la flora intestinal de las aves.

Además de estos factores que hemos venido comentando, hay otros muchos factores a tener en cuenta que pueden llegar a ser decisivos para la aparición y desarrollo de esta enfermedad bacteriana, como por ejemplo: la falta de higiene en las instalaciones deportivas; una mala ventilación; la exposición continuada a situaciones de estrés; la sobrepoblación de jaulas; el alimento o accesorios previamente contaminados por otro ejemplar afectado; la exposición de ejemplares afectados con otros no afectados; una escasa ventilación, y finalmente pero no menos importante, el posible contacto con aves silvestres que pudieran llegar a ser posibles portadores de dicha enfermedad.

3.-Cuadro clínico

Realmente no podemos deducir a primera vista el grado de afectación de cada individuo, pues esto dependerá en gran medida del nivel de inmunidad que cada pájaro posea. Pese a eso, sabemos a día de hoy que en lo relativo al cuadro clínico podemos encontrar varias formas:

Forma diarreica: es quizá la más frecuente en ejemplares adultos que presentan un grado de inmunidad bajo. Suelen presentar diarreas considerables que van de la mano de un plumaje bastante sucio, deshidratación y pérdida de apetito. En esta forma se habla de una mortalidad bastante reducida.

Forma septicémica: en esta forma ya estamos hablando de un cuadro clínico bastante más grave, puesto que la infección supera la barrera de protección intestinal y se disemina por todo el organismo, quedando expuestos de esta forma los órganos vitales.

Forma enterotóxica: esta forma viene caracterizada por ciertas alteraciones nerviosas, con pérdida de equilibrio e incoordinación de movimientos. Esta forma se produce cuando las bacterias entran en contacto directo con el sistema nervioso de las aves. En este caso al igual que en el anterior, la mortalidad es muy elevada y las probabilidades de recuperación total son muy escasas.

Cuando la enfermedad afecta a los pollos de nido, se debe principalmente a que esta enfermedad ha sido transmitida a los pichones a través de los padres durante el embuchado o incluso a través de huevos contaminados. Cuando esto sucede, podremos ver pichones con un índice de mortalidad muy elevada, entorno al 90%, presentando unas diarreas muy agudas con la consiguiente deshidratación que dichas diarreas suponen. Es muy frecuente en estos casos ver a los pichones con el cuello en forma de signo de interrogación como signo del nivel tan considerable de deshidratación de los tejidos.

También se dan casos de muertes embrionarias en los últimos tercios de incubación de los huevos como consecuencia de la contaminación de los huevos en el nido, o incluso llegando a morir en el momento del nacimiento por debilidad misma de los pollos.

PICHÓN MUERTO CUELLO FORMA INTERROGACIÓN

4.-Prevención y cura

Una vez tenemos claro qué es esta enfermedad, los factores que favorecen su aparición,  pasamos a lo más importante: la prevención y cura de ésta. El tratamiento farmacológico de elección se basará en la enrofloxacina, doxiciclina o ampicilina siendo las dos primeras, incluso la primera de todas, las que mejores resultados están mostrando en el control de esta enfermedad bacteriana. Se administrará a razón de dos ciclos de cinco días con una semana de descanso entre ambos.

El problema de esta enfermedad es que aquellos individuos que hayan superado la enfermedad podrían llegar a quedar como portadores de esta, por lo que se recomienda el tratamiento con carácter preventivo de todo el aviario durante cinco días en las semanas previas al período de muda que es uno de los momentos de menor inmunidad en las aves. Al igual que siempre decimos en otras patologías, sería muy conveniente apoyar el tratamiento farmacológico con vitaminas y aminoácidos, administrando también probióticos en el agua o pasta de cría con el fin de reforzar la flora intestinal. Utilizaremos de igual modo, pero como tratamiento complementario al primero, vitaminas del grupo B+K junto a  aminoácidos y probióticos. El fin de usar todo esto es para regenerar la mucosa intestinal dañada permitiendo de esta forma la recuperación total del ave. Como ya hemos repetido en otros artículos, la vitamina B ayuda a recuperar los tejidos dañados mientras que la vitamina K es un coagulante natural de la sangre.


AUTOR: Álvaro Ojeda García CN · 5D89 – Aviario Ojeda – Criador de Lipocromos amarillos clásicos y marfiles

Aviario Ojeda

aviario_ojeda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *